Posteado por: Pascual Paricio | Sábado, 29 mayo, 2010

Azuebar – La Mosquera.



En la 1ª fotografía aparecen de izquierda a derecha:
Pascual, Luis  y Alfonso

En la 2ª fotografía:
La casa de la Mosquera

En la 3ª fotografía:
La sierra Espadán en las inmediaciones de Azuebar

Distancia de Valencia: 55 km.
Duración de la excursión: 5 horas y media, con descansos.
Recorrido: 16,5 kilómetros.
Dificultad: Media.

Las fotografías las podéis ver en el siguiente enlace:
https://goo.gl/photos/urmAm2NNSG1z8CQu6

Descarga del Track:


————————————————————–
————————————————————–
Asistentes: Alfonso, Luis y Pascual

Fue una excursion “pensat i fet”, cómo se dice por aquí por Valencia.

Me marchaba al Camino de Santiago del Norte a principios de junio y quería hacer una excursión con la mochila llena para acostumbrame al peso. Se lo comenté a Luis y Alfonso, los incombustibles de la Peña y decidieron acompañarme.
No me dejaron solo, no fuera que me diera algun soponcio, con tanto peso, por las cumbres de la sierra Espadán.
En principio la idea era caminar por las pistas de Azuebar y cuando nos cansasemos dejarlo y comer por la zona. Por tanto no llevabamos nada previsto y ninguna información, excepto el GPS TwoNav Aventura para grabar el track; un poco a lo loco.

Pues al final fue una excursion para quitar el hipo.

Al llegar a Azuebar vimos un cartel en la entrada del pueblo, donde había varias rutas hacia la Mosquera y la cima del monte Carrascal. Preguntamos a un grupo senderista que se encontraba allí y nos indicaron el camino a seguir para llegar a la casa de la Mosquera.
Nos pusimos a caminar por la pista que remonta el barranco de la Mosquera hasta llegar a la casa del mismo nombre. Durante el trayecto nos pasaron, en coche, el grupo senderista al que habiamos pedido información, aparcando unos tres kilómetros mas allá del pueblo. Me imagino que para acortar el recorrido.

Paraje muy espectacular y con uno de los mejores bosques de alcornoques de la sierra Espadán, que yo ya conocía por haber caminado por allí, desde Almedijar, con el grupo RocaCoscollá hace un par de años.

Al llegar a la casa de la Mosquera nos encontramos nuevamente con el grupo senderista.
Les propuse a Luis y a Alfonso regresar por donde habiamos venido o continuar el recorrido, preguntando al guía del grupo senderista la forma de cerrarlo.
La decisión fue unanime, de regresar por el mismo sitio nada de nada.
Asi que preguntamos la forma de cerrar el circuito a los senderistas que allí se encontraban. Nos dijeron que siguiesemos por la pista durante unos 800 metros hasta una pequeña explanada donde finalizaba y que no cogiesemos, antes, desvío alguno. Una vez finalizase la pista, a mano izquierda salía un sendero, un poco escondido, que en ascenso nos llevaba a un pequeño collado.
Ya en el collado, debiamos desviarnos por una senda a mano derecha, siempre en ascenso. Luego más tarde aparecería un desvío a mano izquierda que se dirige a la cima del monte Carrascal y siguiendo de frente nos lleva a las Balsicas, y ya continuando la senda sin dejarla, regresabamos a Azuebar.

Parecía fácil la explicación y el recorrido, y se nos antojaba no muy largo.
Pues no señor; menos mal que una vez en el collado, mientras haciamos un alto, nos adelantó nuevamente el grupo y le preguntamos alguna duda, pues allí aparecian varios senderos.

Ya con toda la informacion actualizada no tuvimos problema alguno en seguir el recorido y llegar a Azuebar sin mayores percances. Eso sí, algo largo si que se nos hizo.
Comentar que el paraje de las Balsicas tiene muy bien puesto el nombre, pues si no llega a ser por el cartel que allí había lo hubiesemos confundido con algun charco de agua de lluvia, y eso que la temporada ha sido muy lluviosa. Y destacar la bajada que hay a continuación de este paraje que es una autentica destroza rodillas.

Excelente excursión y maravillosos parajes los que recorrimos por la sierra Espadán.

La conclusión es que no se puede hacer locuras en el monte y hay que llevar siempre a mano la información pertinente para salir al campo.

Comimos en la Piscina de Azuebar, y estando en estos menesteres llego allí el grupo senderista con el que nos habiamos cruzado varias veces.

La comida estuvo muy bien en cantidad y calidad y la atencion de las personas que lo regentan una maravilla, en particular el chico joven que es hermano de la propietaria, que se desvivió con nosotros y con todo el mundo.
¡¡¡Un dechado de amabilidad y buen hacer!!!

Despues de comer cantamos unas habaneras al calor de unos orujos y regresamos a casa.

Pascual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: