Posteado por: Pascual Paricio | Sábado, 27 marzo, 2010

El Cañon del Rio Cazuma



En la 1ª fotografía y de izquierda a derecha aparecen:
Alfonso, Pascual, Luis, Pepe y Luis María

En la 2ª fotografía aparece:
Hoppy

En la 3ª fotografía aparece:
Alfonso con su inconfundible pose.

Distancia de Valencia: 84 km.
Duración de la excursión: 5 horas, con descansos.
Recorrido: 15 kilómetros.
Dificultad: Media.

Las fotografías las podéis ver en el siguiente enlace:
https://goo.gl/photos/8pd6GVJaYziPYHEb8

Descarga del Track:


————————————————————–
————————————————————–
Asistentes: Alfonso, Luis, Luis María, Pepe y Pascual.

A las 07:30 horas salíamos de Valencia en dirección a Bicorp. Hemos ido en dos vehículos ya que éramos 5 personas y Luis María traía, además, a sus canes Lupo y Hoppy.

La parada a tomar café la hacemos en el bar Navalón de Bicorp, donde aprovechamos para reservar mesa y encargar una paella para las 14:30 horas.
Menos mal que se nos ha ocurrido reservar, pues después de la excursión hemos comprobado cómo otro grupo senderista, con el que nos hemos cruzado durante el recorrido, se ha quedado sin comer por no haberlo hecho.

A las 09:40 horas y tras un par de despistes, aparcamos el coche en el lugar que indica Esteban Cuellar en su libro, Caminando por la Comunidad Valenciana 4 “Ramblas, barrancos y cañones“.

Teníamos las indicaciones de Cuellar sobre el recorrido, un mapa de la zona y en mi GPS Aventura el track que hizo el grupo RocaCoscollá, hace casi tres años, de esta excursión.
He distribuido el material entre los componentes del “grupetto”.
A Pepe le ha correspondido el mapa de la zona, a Alfonso la descripción del itinerario y a mí el track que llevaba grabado en el GPS.
Luis ya ha demostrado su valía en estos menesteres por lo que le hemos eximido de esa responsabilidad y Luis María ya tenía bastante con los canes.

Al final, prácticamente, no hemos utilizado ninguna de estas informaciones. Entre que nos hemos cruzado con varios grupos senderistas con los que hemos comentado el trazado, las dificultades que nos ha puesto el río crecido, cómo hacía muchos años que no se veía, y las instrucciones que nos ha dado el guía de las pinturas rupestres del ayuntamiento de Bicorp, prácticamente no ha hecho falta consultar información alguna.
También es preciso reconocer que el itinerario está muy bien señalizado.

Son las 09:43 horas cuando, tras preparar las mochilas, iniciamos esta ruta.
Los perros Lupo y Hoppy están más “contentos que unas castañuelas” por disfrutar de esta exuberante naturaleza.

El primer obstáculo lo encontramos apenas unos cientos de metros de donde hemos aparcado el coche. En un vado, de cemento, sobre el barranco del rio Cazuma, vemos que el río está muy crecido y que el agua pasa por encima de la pista forestal con un nivel de 8 ó 10 centímetros. Despacito, pues hemos visto que Alfonso que iba en cabeza ha estado a punto de dar con sus huesos en el agua debido a un resbalón, hemos cruzado el vado.

Está primera parte del recorrido transcurre por una pista de tierra no muy alejada del margen izquierdo del río Cazuma.

A poco más de un kilometro desde el inicio cuando llegamos a las proximidades del cauce, hay un desvío a mano izquierda que nos introduce en el mismo, por el que debíamos de continuar, son las 10:06 horas.

Aprovecho este momento de toma de decisiones, para hacerle una fotografía a los bastones de Luis María.
He de comentar que Luis María iba de estreno. Amonestado por Luis en la última excursión que hicimos por su deficiente equipación, nos ha sorprendido con un nuevo look. Estrenaba calcetines de coolmax, pantalones, mochila y bastones de aluminio (¡dos nada menos!).
¡¡¡Estaba muy “mono”!!!

Nos encontramos, en la orilla del río, a un grupo de 4 senderistas almorzando. Nos comentan que el cauce está lleno de maleza y que hay mucha agua, lo que imposibilita transitarlo. Les decimos que vamos a intentarlo y nos despedimos de ellos.
Comenzamos a remontar el río y tras unos doscientos metros nos percatamos que va a ser muy difícil, debido a la abundante maleza y al exceso de agua, seguir por este itinerario sin mojarnos. Damos media vuelta y volvemos nuevamente a la pista forestal, tras advertir a los senderistas que por allí no se podía continuar.
Continuamos por la pista de tierra en ascenso, remontando el río. Desde lo alto vemos, allá al fondo, unas bonitas pozas de agua cristalina, en los meandros que forma el Cazuma.
Es una lástima que no hayamos podido seguir por el cauce.

A las 10:44 horas y tras un descenso, nos adentramos, ahora sí, en el cauce del río, por una pista, a mano izquierda, que luego se convierte en senda.
Tramo muy bonito, por la abundante agua, donde nos hemos hecho bastantes fotografías.
Los canes no dejaban de entrar y salir del río, se les notaba contentos.
Allí nos ha adelantado otro grupo senderista de 6 ó 7 personas.

Salimos del río a las 10:57 horas para volvernos a incorporar a la pista que habíamos dejado. Unos quince minutos más tarde y tras vadear, otra vez con mucho cuidado el río por lo resbaladizo que estaba, nos encontramos con una bifurcación. A la derecha indica “Gola de Lucino” y “Nacimiento del río Cazuma” y a la izquierda “Cueva de la Araña”.

Tomamos el camino de la izquierda, a la vuelta vendremos por el otro.

Seguimos por una pista, amplia y muy bien acondicionada, en fuerte ascenso. Son las 11:33 horas cuando llegamos al punto más alto de nuestro itinerario. Hay un poste indicador en un desvío al frente, que sigue un GR.
Nosotros continuamos a mano izquierda por la pista hasta una explanada, para comenzar un descenso por una senda que nos lleva a la Cueva de la Araña diez minutos más tarde.
Visitamos los abrigos, protegidos por unas cancelas, donde se encuentran las pinturas rupestres.

Retrocedemos el camino y muy próximos a la cueva, en una roca al sol, hacemos el alto del almuerzo (11:49 horas).
Está vez Alfonso se ha olvidado de la bota de vino, el queso manchego y otras “delicatessen”, y ha venido con las manos vacías. Luis, como es habitual, nos ha sorprendido con sus mandarinas “virtuales”, y Pepe que debe de estar a régimen, nos ha deleitado con unos cacaos.
Menos mal que yo llevaba un bocadillo de jamón y queso que he compartido cristianamente y un plátano. Luis María era portador de unas galletas.
Eso sí, el orujo blanco, gallego desde luego, no ha faltado. He estrenado una petaca de licor regalada por mis hijos en el día del padre.
Estando en semejantes menesteres, ha pasado otro grupo senderista bastante numeroso en dirección a la cueva, parecía aquello la Gran Vía madrileña, y tras ellos, pero no con ellos, el guía de las pinturas rupestres con su perro.

Saludamos al guía y entablamos conversación. Nos comenta que si vamos a la Gola de Lucino, no es preciso que volvamos hasta el cruce ya que a unos trescientos metros desde donde nos encontramos, descendiendo por la pista que subimos hace un rato, a mano izquierda nace una senda muy bien marcada que nos lleva directamente al nacimiento del rio Cazuma y que nos ahorra casi 1 kilometro de recorrido.
(Está reflejada en el track de la excursión)

Hacemos caso al lugareño, y tras el almuerzo, 12:16 horas, continuamos nuestra marcha.
Ocho minutos más tarde nos encontramos con el desvío, que cogemos.

Comenzamos con un ligero ascenso seguido de un largo y pronunciado descenso en pequeñas lazadas hasta llegar a una poza de agua cristalina, con una roca cual sillón, próxima al nacimiento. Son las 12:37 horas.
Alfonso que se había adelantado en el descenso, lo encontramos dormitando al sol encima de la roca.
[Menos mal que Hoppy estaba a su lado, pues una víbora traidora, ha intentado hincarle el diente, pero el can, presto, la ha ahuyentado. ¡¡¡Le ha salvado la vida!!!
Me imagino que le estará eternamente agradecido]

Nos acercamos al nacimiento y sin más dilación continuamos hasta la Gola de Lucio, tras remontar el barranco, ahora sin agua
A las 13:02 alcanzamos este curioso paraje, que nos ha recordado al nacimiento del río Palancia.
La Gola de Lucino es un estrechamiento de la rambla, formando un desfiladero de unos dos metros de ancho por 40 metros de alto.
¡Espectacular!

Iniciamos el regreso.
Volvemos a pasar por la poza de agua con su roca, llegamos a una pista forestal y continuamos por ella. Al poco se plantean dos opciones, seguir por la pista o cruzar el río, otra vez con agua, y seguir por un sendero por su margen izquierdo.
Optamos por lo último. Acierto pleno.
A las 13:44 horas nos encontramos con una amplia poza de agua, como siempre cristalina, llena de peces. Allí nos encontramos, otra vez, con el primer grupo que vimos está mañana.

Seguimos por una senda hasta el cruce con la pista forestal donde están los postes verticales indicando los desvíos a la Gola de Lucino y la Cueva de la Araña.
Regresamos, ya por pista por el mismo camino por el que vinimos está mañana.

A las 14:44 llegamos a los coches, dando por finalizadas está bonita excursión.

El día ha sido magnifico; soleado, sin nubes y sin excesivo calor.

Datos del recorrido:

Distancia real recorrida: 15 km.
Tiempo total con descansos: 5 horas, con descansos.
Altura máxima: 549 metros.
Altura mínima: 315 metros.
Altura de salida: 324 metros.
Desnivel máximo: 234 metros.
Ascensión acumulada: 249 metros.
Descenso acumulado: 257 metros.
Pasos dados: …………..

Nos dirigimos a comer al restaurante “Bar Navalón” de Bicorp.
A las 15:00 horas llegamos al Restaurante.

El Restaurante:

Plato de almendras y cacahuetes de aperitivo.

Ensalada al centro

Plato único:
• Paella de pollo y conejo, por encargo.

Postres:
• Fruta natural variada y en abundancia

Bebidas:
2 Jarras de cerveza, coca colas, vino

Cafés y chupitos.

Todo ello por 10 euros por comensal

Conclusión: Buen sitio para comer una paella después de una excursión senderista.
Muy rica la paella y buena relación calidad precio. Los propietarios muy atentos.

A los postres Luis María nos ha hecho una demostración sobre el Naranjo- la Naranja. La revolución de “Bibí…”, ha llegado al campo valenciano, las fotografías son testigo de ello.

Pascual

Anuncios

Responses

  1. Ciertamente se puede ir en pelotas a las excursiones.

    A las archi conocidas cualidades de Pascual para orientarse y moverse por el campo, se une el instinto de Alfonso que mas de una nos ha sacado, y ahora la capacidad de Pepe, que en cada excursión que ha realizado, nos ha corregido el rumbo a tiempo de enmendarla.

    luis

    • Ultimamente cuando voy a las excursiones me siento como un…, no sé que palabra usar.
      No se si te acuerdas de un musico de los años 70 u 80 que tocaba a la vez tropecientos instrumentos. Nunca más se supo de él…

      Pues mismamente, entre la cámara de fotos, el GPS, los mapas y las hojas impresas de las excursiones …
      De ahí que reparta tareas entre los asistentes y me despreocupe.

      Pascual


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: