Posteado por: Pascual Paricio | Sábado, 29 noviembre, 2008

El Bartolo – Desierto de las Palmas


pb2900053 pb290007 pb290017
En la 1ª fotografía aparece:
Pascual

En la 2ª fotografía aparece:
Luis

En la 3ª fotografía aparece:
Al fondo Benicasim

Distancia de Valencia: 80 km
Duración de la excursión: 4 horas y cinco minutos, con descansos
Recorrido: 14,5 km.
Dificultad: Media

Las fotografías las podéis ver en el siguiente enlace:
https://goo.gl/photos/PGHVMRuCwJ7rvXwx8
—————————————–
—————————————–
Asistentes: Luis, y Pascual.

A las 07:30 horas del sábado 29 de noviembre queriamos salir de Valencia, pero a Luis se le había olvidado poner aire a las ruedas por lo que tuvimos que pasar por la gasolinera y hasta las 08:00 horas no iniciamos la marcha. La parada a tomar café la hicimos a las 09:15horas, en el bar-restaurante del monasterio de los carmelitas, tras haber aparcado en el parking del monasterio. Alrededor de las 9:30 horas empezamos a caminar.

Hemos seguido las indicaciones del grupo RocaCocollá para realizar esta excursión. Nosotros no hemos tenido ningún problema en finalizar el recorrido con lo escrito en su página, aunque hay que reconocer que es un poco escueto.

La mañana era fría, pero mucho menos de lo que nos esperababamos, debido a la asusencia de viento. Empezamos el ascenso al Bartolo muy abrigados, pero al poco tiempo nos fue sobrando la ropa. Las vistas de la playa de Benicasin y el Grao de Castellón son espectaculares desde esta altura. El paisaje que se divisa es impresionante.
Hacía bastante tiempo que tenía ganas de hacer esta excursión y no me está defraudando en absoluto.
Durante la subida vemos abundantes madroños llenos de frutos, pero están un poco alejados del camino y desistimos de cogerlos. Luis me dice que no conoce el fruto y que nunca lo ha probado. le digo que en cuanto tengamos alguno a mano lo va a probar y verá lo sabroso que es.
Alcanzamos la cruz del Bartolo y nos hacemos las fotografías de rigor. Sin mas dilación continuamos, pues empieza a soplar un poco de viento y no apetece estarse quieto. Al poco llegamos a las antenas, y continuamos por la pista en descenso que nos llevará a la ermita de Les Santes. Desde este punto tenemos unas bonitas vistas de la costa, de las islas Columbretes y del macizo de Peñagolosa, en sus cumbres se divisa nieve.

Para llegar a la ermita seguimos una pista forestal en descenso durante 5 ó 6 kilometros. Un poco antes de llegar a Les Santes, a la orilla del camino, vemos numerosos madroños y le hago probarlos a Luis. Le han gustado mucho. Hacemos unas fotos para inmortalizar el momento.
En la ermita hacemos un alto para descansar y comer algo de fruta. Es un paraje muy bonito que nos sorprende gratamente. En el merendero, que hay al lado, hay un par de grupos senderistas almorzando, los saludamos y procedemos a efectuar nuestro descanso.

Despues de reponer fuerzas, continuamos nuestro recorrido. Cogemos una pista que hay detras de la ermita para cerrar esta bonita excursion. Tras un kilometro y medio nos desviamos por una senda a mano izquierda que en fuerte ascenso nos llevará de vuelta a la cima del Bartolo.
En este punto coincidimos con tres personas que portan unas cestas llenas de una seta que no conociamos, y que dicen que se llama Camagroc o Rebozuelo Amarillento (Cantharellus Lutescens), y algun Rebollón. Nos comentan que el Camagroc es una seta muy sabrosa y facil de identificar. La verdad es que nunca habíamos oido hablar de ella. Nos despedimos y continuamos nuestro camino.

El tramo de ascenso al Bartolo es corto, alrededor de 2 kilometros, pero exigente, ya que hay que ascender un desnivel de casi 400 metros.
Hemos llegado arriba bastante cansados ya que lo hemos hecho en 35 minutos y además ha empezado a soplar un viento fuerte, bastante molesto.
No se que nos pasa, pero siempre que salimos Luis y yo en solitario, como ambos nos encontramos en relativa buena forma fisica, solemos, en algunos momentos del recorrido, tomarnoslo en plan de competición y nos damos unos buenos “tutes”.
Una vez llegados a la cima solo nos queda descender por donde hemos subido esta mañana para finalizar la excursión. En esta última parte nos ha acompañado un fuerte y molesto viento. Hemos tenido suerte que solo haya soplado al final.

Alrededor de las 13:35 horas estabamos en el aparcamiento, dando por finalizada la excursión.
La comida la hemos hecho en el Restaurante Paquita en Eslida, que nos cogía de paso, de vuelta a casa, y así aprovechamos para comprar miel y aceite de la zona que son excelentes.
Saludamos a Paquita, a su marido Rafael y a su hijo pequeño Vicente, que se han alegrado de vernos.

La comida ha sido la siguiente:

De primero Olla de Eslida, de segundo pechuga asada con salsa de roquefort, en el centro una buena ensalada de la casa, postres, bebidas y carajillo Espadán, especialidad de la casa, por 20 euros.

Buen trato y excelente comida; en definitiva un lugar agradable para reponer fuerzas.

Pascual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: